Marcos Barraza Urquidi
Marcos Barraza Urquidi
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Pinterest Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Snapchat Icon

© 2017 by Marcos Barraza with Wix.com

Esas alegres neuronas XXX Luchar o huir

 

Esas alegres neuronas XXX

Marcos Barraza Urquidi

Luchar o huir

 

-¿Que pasó compadre? ¿”Pos” no que muy macho? Nomás vio el oso y ni el polvo le vimos-

-¡Compadrito¡ es mejor que digan ¡Aquí corrió¡ que ¡Aquí murió¡

La situaciones de vida o muerte nos permiten ver como se comportan las diferentes partes del cerebro, en este caso el actor principal es el mesencéfalo o cerebro mamífero, conocido así porque es muy semejante al de los demás mamíferos.

            La señales sensoriales que identifican al oso, ya sea la imagen, o los ruidos que hace llegan al tálamo de inmediato alerta a todo el cerebro para que estas señales les lleguen casi de inmediato.

            Le avisa a los centros del cerebro consciente (neocórtex) encargados de tomar decisiones para que de inmediato busquen vías de escape o armas, hagan planes de defensa o huida, casi de al mismo tiempo toma el teléfono y le llama al hipotálamo para que prepare químicamente al cuerpo para que tenga energía para correr o pelear,  las piernas se energizan para correr, saltar, girar con mayor fuerza y velocidad que si lo hicieran en condiciones normales de acuerdo a lo que decida el cerebro consciente.

Retira el flujo sanguíneo de los órganos digestivos para enfocarlo a los brazos y piernas se da la orden de que se segregue adrenalina.

El mesencéfalo está encargado en todas las reacciones que permiten la supervivencia del cuerpo físico.

Todas estas funciones de luchar o huir son encargadas al sistema simpático, (ha de ser muy simpático ver a una persona huir de un oso).

AL terminar la situación de emergencia se regresa el control al sistema parasimpático

Desde el punto de vista de energía, el sistema simpático utiliza, libera y moviliza energía, mientras que el parasimpático la conserva. La genera y la almacena.

Cuando nos sentamos a disfrutar unos tacos, el sistema parasimpático nos relaja, retiene energía y nos prepara para la digestión y el metabolismo, si olvidó la cartera el sistema simpático le dará la energía para correr cuando le traigan la cuenta.

Dentro del mesencéfalo el gran orquestador es el tálamo que recibe todas las señales sensoriales y las trasmite a las diferentes partes del cerebro luego de haberlos identificado y clasificados.

Ahí junto tiene a su químico de cabecera, el Hipotálamo para que le prepare los químicos que necesita para regular el entorno interno del cuerpo y equilibrar nuestros sistemas con el exterior y algo muy importante, genera los mensajeros químicos con los que el cerebro se comunica con cada parte del cuerpo.

Por orden del tálamo el hipocampo es el que produce las sustancias que necesitamos para lucha o huir.

El hipotálamo tiene colgado en forma de pera  a un ayudante que prepara hormonas y componentes complejos, la glándula pituitaria.

Atrás del mesencéfalo está la glándula pineal que requiere un capítulo aparte, la cual regula los ciclos de sueño y vigilia.

Otra estrella del mesencéfalo es el hipocampo que se encarga de almacenar recuerdos de corto y largo plazo, responsable del olvido, codifica la información de manera asociativa.

Recuerdan el chiste del cartero que estaba en misa, cuando el cura tocó el mandamiento de “No desearás la mujer de tu prójimo”, el se acordó donde había dejado su bicicleta, así trabaja la memoria asociativa.

El hipocampo es el encargado de transformar las experiencias en sabiduría.

La amígdala es la encargada de alertar y tomar decisiones de vida o muerte, ante una situación de peligro de muerte la amígdala puede tomar decisiones sin consultar el neocórtex, si usted frena bruscamente en un crucero antes de ver que un carro viene a toda velocidad cruzando, es la amígdala la que ordenó frenar sin consultárselo, aquí se generan sentimientos como la ira, la agresión, el coraje, el miedo, la dicha y la tristeza.

Los ganglios basales integran los pensamientos y sentimientos con las acciones físicas, ¿decidiste huir? Los ganglios coordinarán tus piernas para que no te alcance el oso.

Es tiempo de correr hasta la semana que entra.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

August 20, 2018

April 30, 2018

Please reload

JOIN MY MAILING LIST
RECENT POST
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now